dijous, 18 d’octubre de 2012

Ojitos de ángel

 Ramón Fonseca Mora

Toda su vida Don Julio ha estado rodeado de lujos que lo han convertido en una persona intolerante y prepotente, cuya única preocupación es aumentar su fortuna. Un día, este hombre despierta en un humilde hospital público, con el vago recuerdo de un accidente. Horrorizado, se da cuenta de que no tiene más remedio que permanecer en ese lugar, donde conocerá a alguien muy especial que le hará comprender que la vida tiene más de una cara.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada