dimecres, 14 de novembre de 2012

Un yanqui en la corte del rey Arturo

Mark Twain

La tentación de penetrar en el pasado, ya sea a través del túnel del tiempo o mediante aeronaves de ciencia-ficción capaces de superar la velocidad de la luz, no es nueva. Pero Mark Twain no quiso hacer alardes científicos (para él «la transposición de épocas y cuerpos» es sólo un pretexto), sino un relato humorístico, empapado de sátira social y política, como es habitual en él. Las institucines monárquiucas, eclesiásticas y caballerescas reciben un buen repaso, y los personajes, un tanto grotescos y caricaturizados, a la vez que nos divierten con su comicidad irrresistible, nos sitúan frente a la desconfianza del autor ante ciertos valores morales tenidos por inamovibles.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada