dimarts, 5 de febrer de 2013

La colina de Edeta

   Concha  Lopez Narvaez

En pleno siglo III a. c., momento en que los pueblos íberos deben enfrentarse a cartagineses y romanos, una bella historia de amistad entre tres jóvenes nos recuerda la importancia de las relaciones interculturales y de la no discriminación por cuestiones de raza, sexo o religión. Lisias, el joven griego que soñaba con viajar a lejanos países; Ater, el guerrero indómito, e Imilce, la hija de la sacerdotisa, son los protagonistas de esta historia, enmarcada en la tristemente repetida lucha contra los invasores

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada