dimecres, 10 d’abril de 2013

Silvián y Dariada

Víctor Mora

Silvián anda a la busca del Dodecaedro Rutilante para depositarlo en el Zócalo de Ónice y devolver la vida a la ciudad del Zenit. Le ayudan los gnomos del Pequeño Pueblo y los poderes mágicos de su espada, que despertarán del letargo a todas las estatuas y, con ellas, a Dariada.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada