dimecres, 6 de maig de 2015

Fantasmas de luz

Agustín Fernández Paz 

A Damián le fascina el cine, quizás porque lleva treinta y cinco años trabajando como operador de cabina de proyección en el cine Soñadores. Un día recibe una carta de su jefe citándolo a una reunión en la que le pide que no vuelva al trabajo. Esto será el desencadenante de un profundo cambio en la vida de Damián. Con angustia, se irá dando cuenta de que poco a poco se va volviendo invisible.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada